martes, 4 de junio de 2013

Mujer entre islas


Dijo mi enorme Martí: “Yo vengo de todas partes y hacia todas partes voy”. Me reconozco en  este verso y parafraseo: Yo vengo de muchas islas y en todas ellas he dejado una lágrima y una huella. Cálidas o heladas, pero siempre con el salitre al alcance de la mano. Ahora, entre el mar y la montaña intento moldear un sueño con las mismas manos que acaricio a un hombre. Mis ojos siempre atentos al horizonte, pendientes de las islas, nunca del continente; pendientes de las mareas que llegan a estas costas que quizás sean las definitivas.

9 comentarios:

  1. Querida Belkys, enhorabuena por tu blog!!!
    No podías empezar mejor tu andadura que con esta preciosa entrada.

    Te mando millones de besos-islas.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Malena. Me inicio como bloguera, inspirándome en mi sangre isleña. Besos isleños!!

    ResponderEliminar
  3. Felicidades mi querida Belkys!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Querida Belkys, qué suerte que el mar decidiera traerte.
    Mis mejores deseos para ti y para tu blog.
    Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  5. Gracias a ambas... y qué suerte haberme dejado arrastrar por las mareas que me trajeron. Besos isleños!!

    ResponderEliminar
  6. Gracias, amiga por abrir esta ventana por la que podremos asomarnos a linda escritura...
    ¡Que nunca las mañas pierdas!

    ResponderEliminar
  7. Gracias, querido Sinfo! Asómate por la ventana y sigue hasta la cocina. Esas mañas son crónicas! Me alegra que estés por aquí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Felicidades por el blog, Belkis.
    Te envío estos versos, a propósito de islas:

    Desde la isla que soy
    me he lanzado al mar
    hasta alcanzar la orilla tuya
    solitaria,
    y aquella otra
    donde rebosan
    los ecos de otras islas,
    y la de otras tantas
    que encierran
    continentes inmensos...

    Solo si somos islas
    somos completos:
    la soledad nos protege
    de los malos vientos
    y la vida se escapa
    entre los callos sueltos
    para besar orillas y latir
    en corazones distintos,
    sabiendo que un sol nuevo
    se nos entrega
    -cálido náufrago fiel-
    a cada amanecer.

    Una entre miles, la isla que soy
    se sabe sola, entera, abierta y libre.



    MJ.Alvarado (Del libro "Extraña estancia")

    ResponderEliminar
  9. Mil gracias, Susi. Un honor que me leas!! Qué maravilla de poema que nos hace tener un sentimiento compartido. Me alegra tanto que te asomes a mis páginas, poetisa enorme!!

    ResponderEliminar