miércoles, 22 de enero de 2014

Piezas del alma



El viento intentó desordenar las piezas del alma, pero  tus manos pusieron las caricias en su sitio; el mar casi siempre indomable llegó manso y arrepentido hasta mis pies.   Recuerdo las olas abandonando la espuma en las piedras, el salitre en los labios, y otra vez tus manos poniendo en orden mi cuerpo en tu orilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario