jueves, 29 de enero de 2015

Nevada



Me acuerdo de la primera nevada de mi vida. Tenía veintinueve años. Salí al jardín en aquel país donde los elfos te espían desde sus refugios, abrí los brazos y dejé que los copos se acurrucaran en los pliegues de mi abrigo negro. Era otoño, como hoy. El abrigo sigue colgado detrás de la puerta de mi habitación contando los años que tengo ahora, muchos más. Los copos continúan adormilados en mis recuerdos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario