lunes, 27 de junio de 2016

Desvelo


No podía dormir por eso se arrancó los párpados y los tiró a la papelera. Era mejor estar alerta. No podía escribir, así que dejó quieta las manos sobre el regazo y soñó con palabras y con amaneceres. El gallo cantaba a lo lejos, tal vez en su memoria. El insomnio solía ser engañoso cuando se lo proponía.


Belkys Rodríguez Blanco ©

No hay comentarios:

Publicar un comentario